jueves, 12 de agosto de 2010

"GUIDO EN OTRAS VOCES" DE PEDRO DE LA HOZ.

Artículo aparaecido en la sección de cultura del Diario Granma de Cuba ayer miércoles día 18 de Agosto de 2010. Su título es "Guido en otras voces" y lo firma Pedro de la Hoz. En dicho artículo su autor se hace eco de la difusión que está teniendo fuera de cuba la música vocal del compositor Guido López Gavilán y recoge algunos ejemplos que suponemos le resultan significativos. Un honor.


"Una noticia aquí, otra allá, un disco que llega. Referencias que al ser reunidas van ofreciendo el contorno de un itinerario internacional que no siempre cuenta entre nosotros con el debido destaque. El caso es que Guido López Gavilán, reconocido entre nosotros como director de orquesta y autor de obras de mucho mérito para diversos formatos, se ha convertido a la vuelta de los años en uno de los compositores cubanos más cantados por agrupaciones vocales de otras partes del mundo.

Este mismo verano la formación Rapsodia Coro de Cámara, del estado venezolano de Monagas, viajó a China para participar en las VI Olimpiadas Corales. Allí conquistó la Medalla de Oro en la categoría de Coros Mixtos con la interpretación de Aporrumbeosis y Qué rico é, del maestro López Gavilán.

Por esas fechas, el Mozerteum Argentino auspició en el país austral una gala con el Coro Universitario de Mendoza, en el que su directora Silvana Vallesi incluyó entre las páginas de autores contemporáneos de Europa y América Latina la ya citada Aporrumbeosis.

En México continuó siendo un suceso la circulación entre los medios corales del disco del Coro de Cámara de la Universidad de las Américas Puebla De Cuba pa’ usted, grabado por Quindecim Records. Junto a piezas de Beatriz Corona y versiones de canciones tradicionales suscritas por Cándido Monier y el venerable Electo Silva, aparece El guayaboso, de Guido.

Esta misma pieza figuró en los programas de la actual temporada de la Camerata Lacunensis, una laureada agrupación de Islas Canarias.

Idéntico gusto por la ejecución de esa pieza sintieron los Cardinal Singers, de la norteamericana Universidad de Louisville, que la incorporaron a su repertorio desde hace tres años, cuando la escucharon por primera vez en el Séptimo Simposio Mundial de Música Coral.

Nada de esto es casual. Directores y cantores encuentran en las obras del compositor cubano no solamente la exaltación rítmica con que suele recrear los más auténticos sonidos de su tierra, sino también complejos retos contrapuntísticos que plantean nuevas exigencias para el desempeño vocal de conjunto.

En otro orden, la actividad musical de López Gavilán se hizo sentir apenas dos meses en Europa, donde dirigió conciertos, ofreció conferencias e impartió clases magistrales en Suiza y España.

Punto culminante de su gira por el Viejo Continente lo fue la ciudad suiza de Winterthur, donde conquistó al público que repletó la Stadthaus para escuchar sus obras, entre ellas el concierto para violín y orquesta Por el Mar de las Antillas, en la que fungió como solista su hijo Ilmar López Gavilán.

El diario Der Landbote resumió la jornada del siguiente modo: "En total se disfrutaron cinco composiciones de un idioma sonoro inspirador, caracterizado por intensos clímax, reiterados motivos rítmicos, fino sentido melódico, juegos de cortos fragmentos y preferencia por cada uno de los intervalos característicos del material sonoro; manejados todos con variada y abundante fantasía. Algo de todo eso se manifestó ya en la obra que abrió el programa, Guaguancó para orquesta sinfónica, en la cual se mantienen en balance líneas melódicas y ritmos enloquecedores. Esta pieza no fue la única en la que Gavilán dejó crecer desde unos pianissimos casi imperceptibles hasta unos crecientes y poderosos fortissimos, produciendo la sensación de una creación ascendente".